¿Qué es el sistema just-in-time?

La búsqueda de metodología para mejorar la producción empresarial no es una necesidad que haya surgido recientemente. En el caso de la industria, el desarrollo de métodos para aumentar la productividad es algo constante, sobre todo a partir de la globalización de los mercados. Uno de los países que más aportaciones ha presentado en este tema es Japón. Tras su derrota en la Segunda Guerra Mundial, la industria japonesa logró recuperarse rápidamente gracias a los métodos implantados. Sin embargo, en los años 70 parecía que el modo de producir de la posguerra estaba agotándose. Por ese motivo, la empresa Toyota comenzó a introducir algunos cambios que desembocaron en el sistema Just in Time, cuyo éxito provocó que se extendiera al resto de mundo.

Just in time definición

El Just-In-Time, (Justo a Tiempo en español) es un sistema  para organizar la producción en las fábricas desarrollado en Japón por Taiichi Ohno. Este modo de organización fue creado para Toyota, uno de los más importantes fabricantes de automóviles. Pronto empezó a extenderse fuera de Japón, haciéndose muy popular en las últimas décadas.

Con esta metodología se pretende optimizar todo el proceso productivo mediante la eliminación continua de desperdicios tales como los producidos por el transporte entre máquinas, el almacenaje o las preparaciones. Su filosofía de trabajo está resumida en su nombre: tanto las materias primas como los productos llegan justo a tiempo, ya sea para la fabricación o para el servicio al cliente.

“El Just-In-Time se basa en tener a la mano los elementos que se necesitan, en las cantidades que se necesitan, en el momento en que se necesitan”

En un principio se consideró que este sistema solo podía desarrollarse correctamente en Japón, ya que se vinculó con las tradiciones culturales, sociales y filosóficas del país. Sin embargo, su posterior expansión demostró que, aunque suponía un gran cambio en la forma de producir, el método podía ser adoptado en cualquier lugar del mundo.

El Just in Time, Justo a Tiempo en español, es una metodología de producción industrial que pretende eliminar todos los desperdicios generados durante el proceso productivo.

La base de esta metodología se encuentra perfectamente resumida en una de sus definiciones más clásicas: ““El Just-In-Time se basa en tener a la mano los elementos que se necesitan, en las cantidades que se necesitan, en el momento en que se necesitan”

De esta forma, tanto los materiales necesarios como los productos ya acabados deben encontrarse en el lugar adecuado, en el momento que sean necesarios y en las cantidades que se precisen, ni más ni menos.

Características principales

Algunas de las principales características del sistema Just in Time son las siguientes:

Fabricación celular: El primer paso para optimizar el funcionamiento de la planta de producción requiere una reorganización completa. El objetivo es simplificar los flujos de material, para lo que se suelen distribuir las máquinas en forma de U. De esta forma, los trabajadores pueden acceder a ellas más rápidamente.

Trabajadores polivalentes: El Justo a Tiempo es más que una metodología. Implementarlo supone un cambio en la filosofía de la empresa, lo que comienzo con la formación de los trabajadores para que sepan manejar cualquier tipo de maquinaria.

Producción Pull: El Just in Time opta por los sistemas de producción Pull (arrastre) en lugar de los llamados Push (empuje). La principal ventaja es que con el Pull la producción no empezará hasta que el cliente lo necesite.

Eliminación de los desperdicios: Uno de los objetivos principales del JiT es eliminar todo tipo de desperdicio, ya sea material o de tiempo. Esto conlleva un importante ahorro de costes, así como una mejora de la calidad.

¿Qué precio tiene nuestro software?

¿Cómo funciona el método de producción just-in-time?

De manera muy resumida, se puede afirmar que la esencia en la que se basa este sistema es hacer llegar los materiales a las fábricas y los productos a los clientes “Justo a Tiempo”. Para ello, solo se van a usar los recursos estrictamente necesarios, tanto en variedad como en cantidad.

Una de los efectos que tiene implantar esta metodología es reducir al mínimo la necesidad de almacenaje. Evidentemente, el Just-In-Time requiere una organización extraordinariamente precisa.

Un buen ejemplo es el caso Toyota,: recibe los materiales y monta los coches para sacarlos de la línea de producción en un solo día. Así, reduce los costes de gestión, los de revisión de inventarios y las posibles pérdidas que se puedan producir en los almacenes.
El método Just in Time se basa en un premisa aparentemente sencilla, pero que requiere la mentalización y participación de toda la plantilla. Se trata, en resumidas cuentas, de cumplir con la máxima que indica su nombre: tanto los materiales como los productos finalizados deben estar preparados “justo a tiempo”. Esto implica que los suministros han de llegar a la fábrica poco antes de que se vayan a utilizar y en la cantidad adecuada. Igualmente, el producto debe ser elaborado cuando el cliente lo requiera.

Esta filosofía logra que la empresa pueda reducir notablemente su necesidad de almacenaje, ahorrando costes y tiempo. Además, este propósito va unido a otras herramientas que persiguen el cero errores, la mejora continua o la reducción de los tiempos de producción.

Características del sistema just-in-time

Entre las características más importantes del sistema Justo a Tiempo se pueden apuntar las siguientes:

Fabricación celular: Para simplificar las fábricas, los primero es organizarlas de tal manera que se simplifique los flujos de materia. De este forma, se suele optar por un tipo de distribución en el que las máquinas se distribuyan en forma de U, para poder facilitar un acceso más rápido por parte de los trabajadores.

Trabajadores polivalentes: La formación impartida a los trabajadores debe ser muy completa. El objetivo es que puedan usar cualquier maquinaria de la fábrica, con lo que van a poder atender varias máquinas de la célula al mismo tiempo.

Por otra parte, es muy habitual que también realicen otras tareas, desde el transporte de los materiales a pequeñas reparaciones.

Producción Pull: A diferencia de los denominados sistemas de producción Push (de empuje), el Justo a Tiempo prefiere los sistemas Pull (arrastre). Con este último, la producción no va a comenzar hasta que los clientes lo requieran.

Eliminación de los desperdicios: Cualquier tipo de desperdicio, de materiales o de tiempo, se traduce en un aumento del costo del producto y en una disminución de la calidad. Uno de los principales objetivos del Just In Time es acabar con cualquier forma de desperdicio. Además, pretende simplificar al máximo todo el proceso de fabricación, haciendo que sea más sencillo detectar y solucionar los problemas que puedan aparecer.

Involucrar al personal: Otra de las características de esta metodología es el esfuerzo por que los trabajadores se involucren en la empresa. Igualmente, se intenta que la relación con los proveedores sea muy cercana.

Parte de la fortaleza de este sistema reside en que esa cooperación alcanza también a los ingenieros de diseño. De esta forma, los cambios necesarios en los diseños y las mejoras para ahorrar costes son mucho más sencillos. El hecho de que los lotes sean más reducidos y las entregas mas frecuentes, facilita que se produzca una comunicación con los proveedores y, por lo tanto, la posibilidad de corregir cualquier posible error.  .

Buscar la simplicidad: En muchas ocasiones los enfoques más simples pueden conllevar una gestión más eficaz. Se considera que cualquier sistema capacitado para identificar los problemas acaba siendo beneficioso.

Metodología JIT

Para poder implementar el método Just in Time, la empresa deberá utilizar una serie de recursos que abarcan todo el proceso productivo, desde la llegada de materiales hasta su almacenaje, pasando por la planta de producción y la formación/organización de los trabajadores.

La empresa que quiera comenzar a utilizar la metodología Justo a Tiempo tendrá que cambiar su filosofía de producción por completo. Esto incluye reforzar desde la disciplina de mantenimiento para reforzar la seguridad hasta realizar un eficiente mantenimiento preventivo. Para ello, el JiT suele implementar las llamadas 5S, que cubren todos los aspectos anteriores.

Igualmente, será necesario involucrar a los trabajadores en esos cambios, organizarlos en células más reducidas y hacer que adquieran más responsabilidades.

Por otra parte, la producción debe realizarse cambiando el sistema Push por el Pull. Si a esto se le añade el método Kanban, la empresa será capaz de fabricar de manera ordenada y solo cuando el cliente lo requiera.

Uno de los elementos más importantes dentro de la filosofía JIT es el de la mejora continua. El Justo a Tiempo es, por definición, un método que busca mejorar al máximo los niveles de inventario, así como la calidad y los tiempos. Esto conlleva necesariamente un control continuo del proceso que permita eliminar los posibles errores y alcanzar la Calidad Total.

Objetivos de este método

Como hemos señalado, el objetivo principal del modelo Justo a Tiempo es eliminar todos los posibles desperdicios que se presentan e un proceso de producción. Entre otras cosas, esto equivale a suprimir las actividades que resultan innecesarias o redundantes.

Entre la actividades que provocan la aparición de desperdicios y que, por lo tanto, hay que suprimir se encuentran las siguientes:

  • Sobreproducción
  • Almacenar más material del necesario
  • Operaciones no necesarias
  • Desplazamientos del personal o transporte de materiales
  • Inventarios 
  • Averías

Por otra parte, se pueden señalar otros objetivos que se persiguen cuando se implementa la metodología JIT:

Cero defectos: eliminar todos los defectos es la aspiración de cualquier industria, por lo que supone económicamente y en confianza de los clientes. Para el JIT, para lograrlo hay que partir desde el mismo momento del diseño del producto y aplicar el concepto de Calidad Total en todos los ámbitos de la empresa.

Cero Averías: la empresa debe implementar un sistema de mantenimiento preventivo, así como el llamado Mantenimiento Productivo Total.

Cero Stocks: exceso de inventario es considerado por el JIT como algo negativo, ya que conlleva gastos extras y contribuye a que algunos problemas quedan ocultos, sobre todos los relacionados con la demanda.

Cero Tiempo Ocioso: otros de los objetivos principales es eliminar todos los tiempos muertos que acaban frenando la producción. En este aspecto, deben reducirse los tiempos de espera, los de tránsito o los de preparaciones.

¿Qué precio tiene nuestro software?

Ventajas del método Just in Time

Los resultados del Just In Time han podido medirse en cifras en los últimos años. Gracias a eso, se pueden cuantificar algunas de las ventajas que presenta.

Permite disminuir los niveles de inventario en cada fase del proceso productivo.
Se ha cifrado un aumento de productividad de la mano de obra directa e indirecta de entre el 20 y el 50%.
Los costes por errores en el material se reducen entre el 40 y el 50%
Permite reducir el inventario entre un 50 y un 90%
Aporta flexibilidad al sistema y facilita los cambios rápidos.
La relación con los proveedores es mucho más cercana y provechosa

Desventajas del método Just in Time

Como en todo sistema, el Just In Time también puede provocar algunos inconvenientes, sobre todo si se produce descoordinación a la hora de implementarlo.

Posibles problemas de retrasos en los stocks si hay errores en la planificación de aprovisionamiento.
Al comprar menos cantidad de materiales en cada pedido es posible que los precios aumenten.
El coste de cambiar de proveedores también se encarece
Riesgo de retrasos o suspensiones por falta de suministros. Esto puede ocasionar paradas en la línea de producción

Historia de la filosofía JIT ¿dónde se origino?

La filosofía JIT nació en Japón como una respuesta a la falta de estandarización. Tras su derrota en la Segunda Guerra Mundial, los japoneses debieron reconstruir totalmente su industria. Sin embargo, encontraron una serie de dificultades para conseguirlo: la falta de fondos económicos, la falta de espacio para levantar nuevas industrial, la falta de recursos naturales del país y las altas tasas de desempleo de la época.

En un primer momento, los japoneses construyeron fabricas de pequeño tamaño, con inventarios que solo cubría la demanda que tuvieran en cada momento. Esto provocaba que las inversiones en materiales fueran bajas.

Las noticias sobre este tipo de metodología alcanzó occidente en 1977, cuando se publicaron dos artículos en inglés sobre la misma. Uno de ellos bautizaba al método como “Sistema Ohno”, en referencia a Taiichi Ohno, quien había implementado el método en Toyota. La segunda publicación, también realizada por miembros de esa empresa automovilística, ofrecía nuevos detallas sobre el JIT:

En los 80, el Justo a Tiempo empezó a ser utilizado ampliamente en los Estados Unidos y en otros países occidentales. Poco a poco, además, el sistema Toyota fue mejorando gracias al uso de nuevas tecnologías y al aumento de la automatización.

¿Cómo implementar el Just-in-Time en una fábrica?

La implementación del sistema Just in Time requiere una visión global e integral que cubra todos los departamentos de la empresa a largo plazo. Este cambio en la filosofía empresarial debe ser concebido desde la propia Planificación Estratégica, con la inclusión de técnicas de evaluación continua.

Como se señalaba, implementar la metodología puede encontrar algunas resistencias internas, ya que supone una transformación absoluta de la manera de trabajar. Antes que nada, hay que tener claros algunos puntos fundamentales:

  • Tanto la directiva como los trabajadores deben comprometerse con el cambio.
  • Necesita una gran disciplina de trabajo
  • Normalmente se tendrá que acometer una reorganización de la planta de producción.
  • No es conveniente esperar resultados a corto plazo, ya que puede generar frustración.

Aquellas empresa que quieran implantar este método por primera vez deberían seguir una serie de consejos que se han demostrado útiles. Para empezar, es conveniente no comenzar con un producto nuevo, sino con uno cuyo proceso se conozca en profundidad. Igualmente, este producto no debe presentar problemas de ningún tipo.

Con esto en mente, el JIT se suele implementar siguiendo 5 pasos diferentes:

  1. Formación y convencimiento de la necesidad de cambiar la filosofía
  2. Distribución y polivalencia
  3. Optimizar los procesos
  4. Realizar las mejoras necesarias en los controles
  5. Ejecutar

Ejemplos prácticos del método Just a Tiempo

Aunque el JIT nació en la industria automovilística, hay otros sectores que presentan ejemplos muy positivos de su uso.

Fuera del sector industrial, uno de los sectores que más provecho ha sacado a esta metodología es el de los restaurantes de comida rápida. Por sus características, este tipo de negocios no tiene espacio para almacenar gran cantidad de materia prima, ya que corre el riesgo de estropearse. Por ese motivo, suelen comprar de acuerdo a la demanda y al momento.

Igualmente, las empresas de computación también se benefician del uso del JIT. El caso de Dell es paradigmático, ya que han optado por no tener inventario propio y obligar a los proveedores a que lo almacenen. Cuando la empresa necesita material, los proveedores lo entregan de manera rápida y, de esta forma, se cumplen los plazos de los pedidos.

Otros tipos de empresa con productos perecederos, como las flores, o que pasan de moda rápidamente, como la ropa, también han adaptado el JIT como método de funcionamiento.

Empresas que usan JIT

Entre los ejemplos de empresas concretas que utilizan el método JIT destaca, obviamente, Toyota. Otras, como la mencionada Dell o la española APTA, también son dos grandes ejemplos de las ventajas que presenta esta metodología

Toyota

Toyota, como se ha señalado, fue la pionera en el uso del JIT. Una de sus características es que las materias primas no alcanzan la planta de producción hasta que se recibe una orden, justo cuando el producto está listo para su fabricación. De esta forma, nunca se permiten partes en un nodo si no son necesarias para el siguiente.

El resultado de esta metodología ha permitido a Toyota mantener su inventario en cantidades mínimas, lo que implica una reducción de los costes. Igualmente, esto permite a la empresa una gran capacidad de adaptación a los cambios en la demanda sin tener que desechar parte del inventario.

APTA

Esta empresa, con sede en Gijón, se dedica a la fabricación de componentes para la industria de la automoción. Ya en 1995, la empresa inició la implementación de la metodología Just In Time, reorganizando su producción para que se realizara en línea y en grupo. Para ello, consiguió mentalizar a sus trabajadores de la importancia de su labor individual dentro de la compañía.

Esta estrategia se completó con la implantación del método Kaizen, que persigue la mejora continua, así como el Cero Defectos y el Mantenimiento Productivo Total.

Echa un vistazo a nuestros mejores artículos:

¿Quieres mejorar el rendimiento
de tu planta?

Geinfor ERP

¡Sí, quiero!

DEMO Y PRECIO DE GEINFOR ERP

¡Te presentamos a Geinbot! Él te ayudará a reservar una Demo y a calcular tu Precio de GeinforERP para tu empresa