Es de sobras conocida la frase que afirma que “la información es poder”. Esto puede aplicarse a todos los ámbitos y, claro está, la industria no iba a ser menos. Para poder optimizar la rentabilidad de las empresa es imprescindible conocer todos los datos sobre su funcionamiento. Solo así se podrán aplicar los cambios necesarios para corregir los posibles errores que lastran su funcionamiento.

La llegada de las Nuevas Tecnologías de la Información ha supuesto una gran salto cualitativo en el ERP, formando paso del nuevo paradigma de la Industria 4.0. Un ERP Vertical avanzado que integre estas posibilidades, permite estandarizar y mejorar los procesos productivos (sobre todo mediante el uso del Software MES (Manufacturing Execution System)), dando un salto de gigante en las funcionalides de tu ERP Industrial.

Lograr capturar esos datos de manera eficiente, rápida y fiable, la industria ha pasado por varias etapas. Obviamente, durante mucho tiempo la única manera de hacerlo era de manera manual, confiando en la percepción humana que iba apuntando aquello que parecía importante para medir como funcionaba la empresa.

A pesar de la buena disposición de los encargados de esta función, el sistema no resultaba muy fiable. Aparte de los posibles fallos cometidos por los encargados a la hora de recopilar la información, se trataba de un método lento que retrasaba la toma de decisiones.

La llegada de las computadoras supuso una revolución en este campo. Al principio solo aportaban la Hoja de Cálculo y la captura de información seguía siendo manual. Todo lo recopilado se introducía en los ordenadores, mejorando algo la fiabilidad y la velocidad, aunque sin eliminar totalmente los errores humanos.

Este sistema estaba bastante compartimentado. Esto es, cada departamento recogía sus propios datos sin que existiera una integración entre ellos.

Cuando el ERP comenzó a popularizarse, la industria se benefició de la opción de integrar todo el proceso productivo en un único sistema de gestión. Gracias a este software, se podía capturar y analizar la información de cada área, desde la económica hasta la producida por la planta.

Sin embargo, la captura de los datos en si mismos continuaba siendo manual, con la diferencia de que el operario introducía directamente la información en un terminal informático. Los errores se redujeron, pero aún se estaba a expensas de cualquier fallo humano al introducirlos.

De esta forma, se había integrado la información y se había acortado el tiempo de consumo de la misma, y los cálculos eran totalmente fiables, pero todavía quedaba el escollo de la fiabilidad total.

Finalmente, la tecnología ha proporcionado herramientas que permiten la captura segura, fiable, instantánea y sin errores de toda la información. El desarrollo de las Tecnologías de Información para la Planta de Producción permite capturar la información de la producción directamente del centro productivo, con lo que la fiabilidad de la misma es absoluta.

Uno de los software que forman parte de esta revolución es el sistema MES (Manufacturing Execution System en inglés), una herramienta informática enfocada al Control de la Producción, que monitoriza y documenta la gestión de la planta.

Su propósito final es aumentar la eficiencia de la planta y, por lo tanto, de la empresa en general. Los datos capturados y su posterior análisis debe proporcionar una triple ventaja:

Reducir Costes
Mejorar la Productividad
Aumentar la Trazabilidad y la Calidad entregada al cliente.

Un Sistema MES puede verse como un paso intermedio entre los Procesos de Planificación de una Empresa (cuya última expresión es el ERP), y los Procesos de Control de la Planta (SCADA, PLCs y Sensórica).

¿QUÉ PRECIO TIENE GEINFORERP PARA TU EMPRESA?

¿Para qué sirve la captura de datos?

La captura de datos proporcionada por un Sistema MES tiene como función principal el reducir los costes y aumentar la eficiencia de la planta.

Para tener clara la relación, solo hay que tener en cuenta que para poder reducir los costes es imprescindibles medirlos primero. La única manera es obteniendo la información sobre su funcionamiento y que esta sea real. En caso contrario, solo se podrán realizar estimaciones, que nunca van a resultar tan ajustadas a la realidad.

Los datos capturados van a proporcionar la posibilidad de conocer qué cambios realizar para reducir los costes. El Sistema MES no solo captura esa información, sino que también la gestiona y unifica con el resto de la organización. El resultado es una potentísima herramienta de Contabilidad Analítica y Reducción de Costes.

Con la captura de datos en planta proporcionada por el MES, los responsables de la empresa tendrán a su disposición, en tiempo real, la información sobre las OFs en curso, en qué están trabajando los operarios, que máquinas están funcionando y cuales se encuentran paradas y el motivo del paro.

Aparte, va a permitir eliminar los retrasos administrativos producidos por el traspaso de información de la producción, eliminando los errores de transcripción y de proporcionar en tiempo real los datos de la producción realizada en la planta de fabricación.

Otra ventaja que se obtiene con una adecuada captura de datos es la mejora de la planificación dinámica. Los planes de trabajo evolucionan en tiempo real ya que tener la información al instante supone que se pueda reaccionar ante los imprevistos y, por ejemplo, modificar los planes de trabajo.

En cuanto a la gestión de la productividad, una correcta captura de información sirve para identificar y eliminar las pérdidas que se puedan estar produciendo.

Por último, no hay que olvidar el control de la trazabilidad y el movimiento de materiales que proporciona la obtención de los datos de planta. Gracias al MES el responsable puede tener un control completo de la identificación y traza de materiales y procesos en planta.

El sistema M.E.S. se considera como la herramienta fundamental de gestión de la planta, ya que, dentro de la actividad productiva, es la herramienta esencial para lograr la efectividad máxima de la en términos generales, reduciendo costos y aumentando la calidad del producto.

¿Qué formas tenemos de implementarla?

Los datos que se obtienen con el MES pasan por su uso para controlar completamente el proceso productivo. Para ello es necesario definir todos los segmentos que lo integran, ya sean materiales o inmateriales.

Para empezar, hay que concretar qué se fabrica y con qué materiales se hace. De esta forma se necesita elaborar el denominado BOM (Bill of Materials) siglas en inglés de la lista de los materiales que se van a utilizar.

Otro aspecto que se debe definir en este paso es la maquinaria, así como los operarios, ambos agrupados por centros de trabajo.

Fabricar un artículo conlleva una serie de etapas a través de las diferentes máquinas que definiremos en las rutas de trabajo. Finalmente, para ejecutar la producción de un artículo es necesario definir una orden de trabajo.

El MES, en la actualidad, suele estar incorporado dentro del ERP, como uno de sus módulos. Esto conlleva que la información adquirida pueda integrarse con todos los departamentos de la empresa. De esta forma, los datos de materiales de la planta de producción van a estar a disposición del área de compras, facilitando enormemente su tarea.

Las herramientas para recabar dicha información han ido evolucionando con el tiempo y, con las tecnologías que están por venir, van a hacerlo aún más.

Dejando a un lado la tradicional recogida de información manual, una de las herramientas más clásicas son los lectores de los códigos de barras, cuyos datos llegan automáticamente a los terminales informáticos.

Igualmente destaca en este campo el uso de los PLC, favorecidos además por la conexión a internet. Esto, que parece simple, ofrece a los responsables una monitorización del funcionamiento desde cualquier ordenador en múltiples ubicaciones, tanto dentro de una fábrica como fuera de ella.

En un futuro se espera, por ejemplo, que el Equipo Productivo lleve unas pulseras para comunicarse automáticamente con los Centros Productivos, asignando automáticamente el Coste de Mano de Obra a aquellos productos realizados en el Centro al que se le ha asignado automáticamente por proximidad.

¿Qué decisiones podemos tomar con toda esta información?

La cantidad y el tipo de decisiones que el uso del MES permite están directamente relacionadas con los datos que captura. Se podría decir que, en definitiva, todo aquello sobre lo que el sistema informa puede ser objeto de cambios para mejorar la productividad de la empresa.

Al proporcionar un control de productividad exhaustivo, monitorizando en tiempo real toda la actividad de las máquinas y creando un registro de las paradas, velocidad real, unidades fabricadas, parámetros de calidad y otras variables que intervienen en la Producción, ofrece la opción de comparar esos datos con los que marca la planificación. De esta forma, se podrá cambiar cualquier parámetro relacionado para que no se produzcan desviaciones.

El MES registra (y controla) todos los consumos, mermas, retrabados, controles de Calidad, controles de parámetros y asegura la Trazabilidad de tu Producción. Con esta información, el sistema presenta informes para que se pueda analizar el estado de la Producción en un momento dado. Cualquier problema que aparezca puede, así, ser solucionado sin pérdida de tiempo.

Entre los aspectos que el MES se encarga de optimizar se encuentran, por ejemplo, las órdenes de fabricación, los ajustes en los parámetros de las máquinas, la disponibilidad de las materias primas basándose en la demanda, el control de calidad, el mantenimiento de la maquinaria o cualquier asunto relacionado con los recursos humanos.

Otros aspectos en los que un ERP industrial nos puede ayudar

Aparte de la ya mencionada captura de información, los beneficios de usar un ERP Industrial son innumerables. Algunos de ellos son:

Ofrece una imagen exacta de todos los procesos productivos que suceden en la planta.

Gracias a la información que captura se convierte en la mejor herramienta para organizar los producción de la manera más eficiente. Además, ayuda a interactuar mejor con las máquinas y centros productivos, así como entre ellos.

La dirección va a tener la información clave que necesita sobre la eficiencia de los procesos en la Planta de Producción.

Ayuda a identificar los procesos ineficientes para mejorar la organización de la planta y bajar los costes.

Su software aporta los datos necesario para medir algunas de las variables claves del Proceso Productivo, como el OEE, el gasto de energía, Takt Time, Costes Unitarios, etc.

Presenta simulaciones de los escenarios que puedan presentarse en el futuro. Esto ayuda a predecir que consecuencias tendrían determinados cambios en las variables productivas.

En el campo financiero va a ayudar a implementar una Contabilidad Analítica totalmente informatizada, que proporciona a la Dirección la información necesaria sobre Líneas de Negocio, Productos, Clientes, etc.

Todas las áreas de la empresa van a estar conectadas, desde la Planta de Producción a los Recursos Humanos, pasando por la Logística o las Compras. El resultado es una mayor coordinación que evite errores de comunicación o retrasos que causan aumentos de costes.

DEMO Y PRESUPUESTO ORIENTATIVO

¡Te presentamos a Geinbot! Él te ayudará a reservar una Demo y a calcular tu Presupuesto.