Lean Manufacturing

10 cosas que quizás no sabías sobre Lean Manufacturing (Parte 2)

En este post te explicamos algunas cosas sobre lean manufacturing que pueden ser muy útiles en tu empresa. (Parte 2, si te perdiste la parte 1 puedes encontrarla aquí)

6. Producir en pequeños lotes es más eficiente que hacerlo en grandes tiradas

Otra vez nos encontramos con algo que va en contra del sentido común, ¿verdad? Si produzco en grandes lotes, obtendré economías de escala, y minimizaré el efecto de los cambios en las máquinas, así que debe ser mejor producir en grandes lotes, ¿no?

Bien, esto era así cuando la demanda podía absorber toda la producción. En aquellos tiempos, la producción empujaba los productos hasta el consumidor, pues siempre habría demanda insatisfecha.

Pero actualmente nuestra capacidad productiva excede con mucho la demanda, así que no podemos producir como si fueran los años 20. Además, el consumidor quiere cada vez más personalización, más calidad, y a menor coste.

Aquella frase de Henry Ford -“Un consumidor puede elegir el coche del color que desee, siempre y cuando sea negro”- quedó atrás.

Oriéntate al mercado, satisface a tu cliente, y produce en pequeños lotes. Reducirás el WIP y los stocks, siendo mucho más flexible para adaptarte a los cambios de demanda.

7. No queremos trabajadores superespecializados. Queremos trabajadores muy polivalentes.

¡Otra vez algo que va contra nuestro sentido común! ¡Pero si siempre nos están diciendo que hay que especializarse un montón!

Pongamos un ejemplo: si tienes un restaurante con dos camareros y dos cocineros, y llegan todos tus clientes a la vez, no tendrás suficientes camareros para atenderles debidamente. Y una vez lo hayas hecho, no tendrás cocineros suficientes para sacar los platos a tiempo.

¿Qué sucedería si todos tus camareros también pudieran ser cocineros? Que cuando llega todo el mundo al restaurante (pico de demanda), algún cocinero ayuda a los camareros (recursos concentrados en la parte del proceso donde hacen falta), y cuando los pedidos pasan a cocina, algún camarero ayuda a los cocineros (reasignación de recursos en base a la realidad de la situación).

La polivalencia del trabajador es esencial para ser flexible, ágil, y estar siempre adaptado a la realidad de la demanda y de las necesidades del cliente.

8. Formas parte de la misma cadena de valor que tus proveedores. Sé uno con ellos.

En efecto, todos formamos parte del itinerario hasta el cliente final. ¿Por qué pelear, si podemos cooperar? Pondré un ejemplo:

Un cliente te hace una reclamación. Tú sabes que es un cliente importante y finalmente acabarás aceptándola como procedente. Él también lo sabe. Entonces ¿por qué inundarnos en papeleo y perder el tiempo?

En lugar de ello, facilitémosnos la vida y trabajemos juntos para satisfacer al cliente final.

9. El Kanban, o la planificación a pie de fábrica

¿Qué es eso del Kanban? ¿Es un gestor de tareas? Pues no sólo eso. Me explico:

Los kanban son tarjetas físicas que pueden hacer diferentes funciones. Por un lado tenemos

los kanban de fabricación, que equivalen a las habituales órdenes de fabricación. Estos

kanban se sitúan en un tablero, permitiéndonos planificar la producción de cada proceso de forma visual y accesible a todo el personal de fábrica. De este modo podemos marcar el ritmo de producción en cada momento (el takt time, del cual hablaremos en otra ocasión), y comprobar con un simple vistazo cómo llevamos la producción.

Así, cuando se detecta cualquier incidencia, puede actuarse sobre ella con rapidez y sin implicar a los superiores, pues son los propios trabajadores los que toman decisiones, ya que disponen de toda la información.

Los stocks de materia prima también se controlan con Kanban (Kanban de retirada). Cada lote de producto lleva asociada una tarjeta kanban, de forma que cuando se retira el material del almacén, esta tarjeta se manda al proveedor, el cual gracias a la información que contiene sabe exactamente lo que tiene que fabricar. ¡Como el lineal de un supermercado!

Todo este sistema se gestiona mediante las conocidas tarjetas. Hay que decir que si por lo que sea se pierden, es una catástrofe.

Informatizar la gestión Kanban es uno de los retos de las nuevas tecnologías

10. Si tratas a los trabajadores como robots, no obtendrás lo bueno de los robots, pero sí lo malo.

El trabajador es quien mejor conoce la situación de la producción. Entonces ¿porqué debería ser un señor con camisa blanca quien tomara decisiones al respecto?

La opinión del trabajador es muy importante para mejorar procesos y tomar decisiones de producción. En Toyota, cuando un trabajador recorta una botella y la pega con celo a la máquina para dejar una herramienta y así no tener que moverse más de lo innecesario, se le premia. ¿Aquí lo premiaríamos, o lo llamaríamos chapucero?

De hecho, en Toyota están sustituyendo algunos robots por personas, porque los robots no mejoran los procesos, simplemente los ejecutan. Las personas sí.

Por último y para resumir, recordemos que:

COSTE = VALOR + DESPERDICIO

Es evidente que no podemos reducir las operaciones y componentes que le aportan valor al producto, Pero sí que podemos reducir los desperdicios y por tanto los costes.

¿Qué valor estamos aportando al producto por tener más stock? ¿Qué valor nos aportan los defectos de calidad? ¿Qué valor aportan los desplazamientos del producto dentro de una fabrica? ¿Qué valor aporta al producto producir 50 unidades cuando el cliente pide 10?

Toda la filosofía Lean puede resumirse en ser ágil, flexible, adaptable, austero. O como dijo Bruce Lee:

Be water my friend

Si te gustó lo que leíste compártelo